La sonrisaLa felicidad es contagiosa, así lo afirma un estudio publicado en la prestigiosa revista British Medical Journal.

El profesor Nicholas Christakis de la Harvard Medical School y autor del estudio afirma que: “las interacciones cotidianas de felicidad que tenemos con otras personas son sin duda contagiosas“. Aquí tienes la primera de las maneras de influir en las personas: si eres feliz transmitirás felicidad.

¡SONRÍA, POR FAVOR!

El gesto que mejor simboliza la felicidad es sin duda alguna la sonrisa; amplia o tímida, coqueta o natural, pero siempre sincera.

Sonreír nos hace sentir mejor, no sólo a nosotros sino también a los que nos rodean. Pero ¿qué transmitimos con una sonrisa? En latinoamerica dirían que “buena vibra”, es decir, emociones positivas: felicidad al fin y al cabo, calidez, cercanía, amabilidad, incluso ternura y bondad.

Además la sonrisa tiene múltiples beneficios para nuestro organismo. El psicólogo de la Universidad Wisconsin-Madison, Robert McGrath, afirma que:” tras reírnos, hay un breve período durante el cual la presión sanguínea baja y el corazón se desacelera“, incluso hay tratamientos basados en el poder de la risa o risoterapia con excelentes resultados. Y es que todo son ventajas, ¿no? Así que dejemos los problemas a un lado e inténtennos sonreír más, sobre todo si queremos ejercer una influencia positiva en los demás y gustarles.

Pero no todas las sonrisas son correctas, nuestro cerebro es capaz de detectar un comportamiento sincero de uno que no lo es, incluso aunque no seamos conscientes de ello.

¿SABES SONREIR SINCERAMENTE?

  • Se sonríe con los ojos; sí, te lo aseguro, aunque para ser más correcta debería decir que se sonríe de manera sincera con los ojos y no con la boca.
  • ¿Has visto alguna vez esos dibujos animados asiáticos de grandes ojos? ¿te has fijado qué expresión tienen al tratar de mostrarse alegres? Muchos de ellos entrecierran ligeramente los ojos.

Sonrisa Sincera.

SONRISA SINCERA: también llamada la sonrisa de Duchenne en honor al médico que la estudió en profundidad .

  • En esta sonrisa, interviene el músculo orbicular de los ojos, el risorio, el cigomático mayor y el cigomático menor. Al sonreir sinceramente aparecen las típicas arrugas al lado de los ojos denominadas “patas de gallo”. Las comisuras de los labios se elevan aunque no es necesario que se enseñen los dientes, eso dependerá de la fisionomía de cada persona.
  • Esta es una sonrisa espontánea y sincera, difícil de fingir ya que la mayoría de la gente no pueden contraer totalmente a su antojo el músculo orbicular o simplemente no recuerda hacerlo a la hora de simular su alegría.

SONRISA VOLUNTARIA: muy similar a la anterior pero se realiza de manera voluntaria.

Sonrisa falsa.

SONRISA FALSA: sólo se elevan las comisuras de los labios pero no hay movimiento en los ojos.

  • Cuando estés ante una sonrisa así sabrás que no sincera, la persona que la realiza intenta aparentar una falsa alegría.

 

SONRISA TENSA: las comisuras de los labios no se elevan demasiado y los labios tienden a estar rectos y levemente apretados.

  • Es la típica “sonrisa forzada” y se distingue a la legua aunque la persona que la realiza piensa que está mostrando su mejor imagen.

Si quereis saber un poco más sobre el poder de la sonrisa os recomiendo que veáis este interesante vídeo de Ron Gutman en TED.

¡Un saludo amigos! podemos seguir hablando de este y otros temas en @Maribahe o en la cuenta de Facebook María Bahe & Co.