debateLlegan elecciones. Nos lo recuerdan continuamente en medios de comunicación aunque la campaña electoral no ha comenzado. Además tenemos a los candidatos en modo #SoyComoTu. Les vemos haciendo actividades cotidianas como si fueran nuestro vecino del cuarto (ver post marketing político o cómo acercarse a la sociedad).

Pero ¿cómo se prepara un debate político? ¿Qué hacen los candidatos antes de esta cita clave? Te lo puedo resumir en dos palabras: ensayar y estudiar.

Además de eso, hay unos pasos esenciales que cualquier candidato medianamente importante realizará.

  • ARGUMENTARIOS: son los pilares de las intervenciones de cualquier candidato. De su elaboración no se encargan ellos, sino sus asesores (unos más que otros), que van como locos las semanas previas, preparando argumentarios como si no existiera mañana.  Hay varios tipos de argumentarios. Los más importantes son:
    • IDEAS FUERZA:  es decir, los mensajes claves que se deben lanzar. Frases que condensan la esencia de sus discursos sobre un determinado tema. A estas ideas fuerza se le une los “históricos” sobre el asunto en cuestión. El candidato debe estar perfectamente informado de todos los aspectos. También se estudian al detalle las encuestas para ver qué preocupa a la sociedad, en qué medida y cómo influye.
    • IDEAS COMODÍN: aquellas que se pueden lanzar en cualquier situación para salir airoso. Ejemplo:” tenemos que hacer una política social acorde con los intereses de la sociedad actual“. Más obvio no puede ser, pero funciona.
    • MUNICIÓN: lo puntos fuertes y débiles del adversario. Temas “calientes”, asuntos “espinosos” etc… En resumen, ideas para desarmarles. Son argumentos concretos: datos, porcentajes en zonas donde el contrincante gobierno, frases fuera de lugar, promesas no cumplidas…. cualquier cosa dicha o hecha por la oposición que nos sirva como arma verbal arromadiza.
  • REUNIONES CON EL EQUIPO: una vez están los argumentarios preparados para el debate político,  se realizará las reuniones con el equipo. Se revisan los argumentarios uno a uno; se realiza un brainstorming donde se ponen encima de la mesa los posibles escenarios que se desarrollaran durante el debate: tema+ réplica+ contrarréplica. Se resuelven dudas, se vuelven a revisar los argumentarios hasta dejarlos perfectos. 
    • Es en este punto donde suelen aparecer las ideas”brillantes” de los asesores más iluminados. Aquellas frases que pasan a la historia. Como por ejemplo, la famosa “niña de Rajoy” o similares. Esto ocurre porque, como ya se sabe, es necesario comunicar con emociones. Hay que emocionar para convencer, lo saben los asesores y se mueren por dar una frase brillante, un argumento o idea que llegue al corazón de los ciudadanos. Pero bueno, ese es un post a parte.
  • ESTUDIO: es la parte más privada de la preparación de un debate político. El candidato debe estudiar toda la documentación que le han pasado. Incluso hacer un ejercicio de memorización importante de datos, frases e ideas fuerza.
  • PREPARACIÓN: los candidatos más inteligentes tienen un preparador con el que ensayan hasta el más mínimo detalle. Estos “ensayos generales” suelen hacerse en privado de manera inicial y posteriormente con el resto de asesores. Aquí se lima hasta el más mínimo detalle: desde las posibles preguntas y respuestas hasta el lenguaje corporal  e incluso la ropa que va a llevar el candidato.
  • ÚLTIMA REUNIÓN: la última reunión con el equipo. Se actualizarán los últimos datos y argumentarios y se realizará una última puesta en escena. Esta última reunión puede llegar incluso a producirse a muy poco tiempo de distancia de la realización del debate. Dependerá de la manera de trabajar de cada candidato.

Cuando ya se está desarrollando el debate político, uno o dos asesores acompañan al candidato.

Estos asesores están más pegados a sus teléfonos móviles para recibir cualquier dato o información necesaria. Están pendientes del desarrollo del mismo y, en el descanso, aconsejan al candidato sobre este o aquel tema.

Se le puntualiza este o aquel asunto,y se le suele dar ánimos, decirle que es el mejor, que va ganando y que las RRSS lo apoyan. No es bueno desanimar al candidato cuando aún queda un segundo “round”. En ese momento suena la campana y hay que volver a ring.

A las pocas horas comienzan a llegar los resultados, las primeras encuestas de opinión, las primeras evaluaciones de las RRSS y las primeras reacciones buscando ganadores y perdedores. Es el momento de mandar un comunicado donde ¡Todos aseguran haber ganado! El ritmo frenético de la campaña continua de manera inevitable…..

Bueno chicos, podemos seguir hablando de imagen y comunicación en @Mariabahe o en el Facebook María Bahe & Co.