Uno tarda toda la vida en fraguarse una buena reputación y sin embargo puede perderla para siempre en un instante. Una frase dicha en el peor momento en el peor lugar y ¡plas!  caerás en desgracia.

Sí amigos, la reputación es algo más delicado que una botella de ácido sulfúrico.

Se forja con el tiempo y se construye día a día.

Os dejo unos consejos para que mantengáis intacto vuestro prestigio y podáis llegar a tener una buena reputación.

 

Cómo tener una buena reputación

Mantén la calma

Un clásico de los personajes públicos: decir lo que no se debe decir.

Y es que, a veces resulta complicado no hablar de más.

Pero tranquilidad: prepara las intervenciones (si es que puedes), ten claro el mensaje y responde a lo que se te pregunta o dicen, no reacciones.

No reacciones, sólo responde #ComunicacionPublica Clic para tuitear

Siempre fiel a tu esencia

Cuando uno actúa en contra de lo que defiende o representa es muy muy probable que pierda su credibilidad. Ten claro quien eres y lo que simbolizas y actúa en consecuencia.

  • Por ejemplo, el caso de Lance Armstrong. Ciclista ganador de 7 Tours que terminó confesando que se dopaba.
  • En EEUU tenemos el caso de Bill Cosby, icono americano de padre de familia perfecto que ha sido acusado ya por más de 30 mujeres por acoso sexual.
  • En España el caso Rodrigo Rato, símbolo de la buena gestión económica ex ministro de Economía de España y ex presidente del Fondo Monetario Internacional, en la actualidad imputado por delitos fiscales y blanqueo de capitales.
  • No se si son culpables o inocentes, eso lo decidirán los jueces, pero su imagen pública y su reputación han saltado por los aires. Como dijo Julio Césarno sólo hay que ser honesto sino también parecerlo“.

No critiques en público

Si lo haces es posible que la gente te preste atención pero ten por seguro que  jamás ganaras Miss o Mister Popularidad con este tipo de prácticas.

Cuida tu imagen pública (y la de los tuyos)

Sea cual sea tu estilo y lleves lo que lleves, cuida tu imagen y ve impecable. ¿Habeis visto alguna vez las secciones de las revistas donde aparecen esos famosos con unos looks poco apropiados? Sí, yo también he dicho eso de: “vaya pintas”.

  • Ten en cuenta que todo lo referente a tí está comunicando; si tienes una empresa, tus trabajadores también hablan de ti y lo que representas y voy más lejos, ellos también son imagen de marca.
  • ¿Has dejado de ir a algún restaurante por un mal servicio no por una mala comida?
  • ¿Has ido a un hotel y un recepcionista poco simpático te ha hecho tener una mala opinión del establecimiento?
  • ¿Has dejado de comprar un producto por un mal servicio?

Haz de la prudencia tu compañera

Cuando uno no sabe lo que hacer….mejor no hacer nada, esperar un tiempo prudencial y quizás así las circunstancias cambien o se aclare la situación.

¡Ojo! no estoy diciendo que te quedes parado sólo que te tomes tiempo en caso de duda.

No confundas prudencia con desconfianza. La primera es una gran compañera, la segunda es un lastre… Clic para tuitear

Ten claro cuál es tu público

La imagen evoluciona, cambia, se desarrolla y nuestras actuaciones deben ir de la mano con este progreso.

Siempre pongo un ejemplo que me parece muy claro de un personaje público que dio un giro radical a su imagen al evolucionar como cantante: Miley Cyrus.

  • Te podrá gustar o no, te podrá parecer más o menos transgresora, radica, rebelde o lo que quieras pero supo dar el paso de “chica Disney” a “diva junior del pop”.
  • Ella evolucionó, su  música evolucionó y su imagen con ella lo que hará que su reputación no se vea afectada en el futuro.

Por si queréis ampliar el tema, os dejo un interesante artículo de Forbes sobre “cómo arruinar tu reputación en un instante” escrito por Jeff Schmitt.

 ¿Qué opinas? ¿Conoces algún caso de pérdida de reputación?  Déjame tus comentarios y lo hablamos.

Podemos seguirnos charlando  en @Maribahe o en mi Facebook María Bahe & Co.