Embajadores de marca¿Sabías que los trabajadores de Apple no pueden hablar de su trabajo en RRSS? De hecho, existe un código ético, unas normas de conducta que deben cumplir o serán despedidos. Samuel Crips puede dar fe del asunto. Fue fulminado tras criticar la compañía en Facebook. En Apple entienden el concepto de “embajadores de marca”.

No muerdas la mano que te da de comer” dice el refranero popular. Por lo menos en público; no seas torpe. Sin embargo, todos hemos criticado al jefe (sí, tú también). Todos hemos puesto al boss a caer de un burro (tú también, no me mientas). En nuestra naturaleza humana está el creer que todos son unos inútiles, menos uno mismo, que es muy listo. Pero si vas a criticar, hazlo en privado. 

El caso de Samuel no es aislado, ni mucho menos. Las demandas por supuestos despidos improcedentes se acumulan en los juzgados. No sólo por criticar sino por realizar conductas inapropiadas que pueden perjudicar la imagen de la empresa o institución. 

Cuando lo público y lo privado se confunde el resultado suele ser nefasto.

 

Ashton Carter, Secretario de Defensa de Estados Unidos anunció la destitución de su asesor militar por “mala conducta“, sin especificar más. El motivo lo dejan abierto a nuestra imaginación (¿escándalo sexual? ¿drogas?… ¡hagan sus apuestas!)

Y es que, todo trabajador de una empresa o institución es la imagen de esa empresa o institución. Somos los embajadores de marca del lugar donde trabajamos. Nos guste o no. Es un axioma de la imagen pública. Da igual si estás de acuerdo. Simplemente es así.

Que los trabajadores de una empresa sean sus mejores representantes puede ser una herramienta muy potente de marketing y con un impacto en la sociedad casi incalculable. Las grandes empresas como Apple lo saben, y por eso exigen a sus trabajadores un plus de imagen.

QUIÉN SOY Vs QUÉ SOY

Tienes que tener claro que existe una línea muy fina entre lo que eres y quién eres. No es lo mismo, pero muchas veces se confunde.

Lo que eres es tu cartel: soy consultor, abogado, médico, lavandera.

Quién eres es tu esencia: las circunstancias, vivencias, conocimientos, experiencias sentimientos e historia familiar conforma el quién y no el qué. Pero el común de los mortales no diferencia estos dos estados.

PREGUNTA: ¿quién es María Bahe? 

RESPUESTA: la consultora de imagen y comunicación.

Pues no, es mucho más, pero lo que se ve de uno es lo que se cree de uno.

#MBTip en Linked In debes poner qué eres en tu titular profesional genérico o los demás no te encontrarán cuando busquen. ( Ej: mejor Consultora de Imagen y Comunicación que Directora en María Bahe).

I LOVE MY JOB

SI QUIERES TRANSMITIR ALGO, TIENES QUE SENTIRLO: por lo menos si lo quieres transmitir de manera sincera. No hay nada más nefasto, y con unas consecuencias más catastróficas, que fingir el afecto. No se oculta, no se puede disimular durante mucho tiempo. Si odias tu trabajo vas a transmitir exactamente eso a los demás. 

Si por el contrario tu trabajo te encanta, vas a ser el mejor defensor de la marca.

Y SI NO PUEDES, SÉ EDUCADO: Jacinto Benavente dijo allá por el 1900 que “la verdadera educación se demuestra cuando se pierde la educación“. Si te resulta imposible amar tu trabajo, si tu jefe es un imbécil. Si aborreces a todos y cada uno de tus compañeros y darías lo que fuera por irte a otro lado (y no puedes, por el momento….) sé educado. La educación suple muchas carencias a nivel social. 

Mi madre siempre me decía que la educación era el arte de ocultar los defectos de los demás en público. Cuando todo falla es un buen sitio al que aferrarse.

Si ser embajadores de marca te resulta imposible, lo más prudente será que simplemente te mantengas #EnModoNeutro. ¿Serás capaz? No es fácil, pero ¡es posible!

Embajadores de marca: cuando lo público y lo privado se confunden.

Bueno amigos, podemos seguir hablando del apasionante mundo de la imagen y la comunicación pública en @MariBahe o en Facebook María Bahe & Co.