Imagen comercialVas caminando por la calle y ves un escaparate que te llama la atención. Primero te fijas el objeto o prenda que te gusta, luego miras el precio. Pero ¿qué hace que te detengas? ¿Por qué a veces no entras en la tienda incluso aunque te guste el producto? ¿Por qué, incluso entrando, te vas enseguida?

Hoy desvelamos algunos de los secretos mejor guardados de la imagen comercial para que los clientes no sólo entren en tu negocio, sino que compren tus productos.

COMPRAMOS CON LOS OJOS

Mi madre siempre me decía “comes más con los ojos que con la boca“. En cuestiones mercantiles pasa lo mismo, a nivel neurológico.

UN ESCAPARATE COHERENTE

Tiene que quedar perfectamente claro qué vendes,  y debe quedar claro en un simple y rápido golpe de vista.

A no ser que tengas una marca tan bien posicionada que no necesites mostrar tu producto, el escaparate debe ser claro, fácil de ver y debe captar la atención, pero sobre todo  tiene que ser coherente con lo que vendes.

Si vendes libros, tiene que haber libros en el escaparate, no simplemente anuncios.

PON EL PRECIO VISIBLE

Algunos profesionales se empeñan en no poner el precio del producto en los escaparates. Esta técnica sólo funciona con productos de altísima gama o, de bajísima gama.

Si tienes un producto medio, debes poner el precio visible en el escaparate. 

Muchos consumidores no entraran, aunque les guste el artículo, por que no saben el precio y, el cerebro humano tiende a pensar que es mucho más caro de la realidad.

TU PRODUCTO ESTRELLA DEBE ESTAR EN EL ESCAPARATE

pastelesHace unos meses se puso en contacto conmigo un empresario que tenía pastelerías por toda España.

Me contaba que, durante mucho tiempo, en su escaparate no se veía el producto, los pasteles ni las tartas, por eso del rollito minimalista.

Sin embargo, se les ocurrió acercar una de las repisas con sus dulces estrellas, de tal manera que se vieran desde fuera de la tienda. Sus ventas subieron un 5%.

Tu producto debe verse. Ponlo de manera sutil o en primer plano, ponlo con luces indirectas o con guirnaldas, pero ¡PONLO!

EN LA VARIEDAD ESTÁ EL GUSTO

Aunque tu producto estrella esté visible, la manera de mostrarlo puede y debe variar.

Cambia el diseño del escaparate y recuerda tunearlo dependiendo de la época del año.

En Navidad pon productos con toque navideño; en verano  igual. Pueden servirte de orientación los días del año destacados como San Valentín (sí, es muy comercial) o el estreno de alguna superproducción (ojo con los derechos de imagen), incluso las fiestas oficiales de la ciudad en cuestión. Usa tu imaginación.

UNA VEZ DENTRO….

Una vez has conseguido que el cliente entre, debemos hacer que salga con una bolsa de la tienda.

Para ello hay infinidad de técnicas de marketing, queya detalle en un post llamado El Arte de Vender Más. Pero lo más importante es que el producto sea acorde con el público objetivo de la tienda. Un producto adecuado es mucho más fácil de vender, es una obviedad.

NO ES LO MISMO ARRIBA QUE ABAJO

La prestigiosa revista Journal of Consumer Reseach publicó hace tiempo un estudio (en inglés) donde se demostró que la percepción que tienes de un producto es diferente si estás mirando hacia arriba o hacia abajo. 

El estudio demostró que las personas que van por la tienda mirando hacia abajo son más observadoras y se fijan más en los pequeños detalles del producto (son más quisquillosas).

EL TAMAÑO IMPORTA

Artículos pequeños en amplios espacios pueden pasar desapercibidos. 

Artículos muy grandes en espacios pequeños pueden dar sensación de agobio y falta de orden.

Cuida la colocación de los productos y de los anuncios y precios. Todo comunica, todo transmite y todo los estímulos que tu comercio emitan deben ir enfocados a la compra.

CUIDADO CON LOS OLORES

¿Has entrado en una tienda y el olor te ha resultado desagradable? Sí, yo también. #OMG

Existe toda una industria al respecto. Escribí un post sobre El poder de los Aromas. Te recomiendo que le eches un vistazo. (jo, me encantó escribir ese post en concreto. #NotaMental escribe un post sobre tus post preferidos).

Por contra ¿has entrado en una tienda y el aroma te ha resultado irresistible? Una vez incluso me acerqué al encargado para preguntarle qué clase de fragancia era. La tienda era pequeñita y tenían un ambientador eléctrico por vapor de agua.

Hay una tienda, una franquicia que me encanta como huele. Uterqüe. Si no has entrado nunca, hazlo, simplemente por el placer de disfrutar del ambiente (nunca hago promoción de marcas, pero la ocasión lo vale, créeme).

Escoge el aroma que más te interese y procura que la ventilación del local sea la correcta. El éxisot está garantizado.

IMAGEN + ACTITUD DE LOS VENDEDORES

El otro día iba con mi amigo Pablo de compras. Entramos en una tienda y a la hora de pagar, la vendedora nos tuvo ahí plantados, delante de nosotros, hablando con su compañera durante 3 minutos. Sin cobrarnos, sin mirarnos, sin decirnos “un momento, por favor”.

La vendedora en concreto iba con el look de la marca (de negro) pero su maquillaje era excesivo, su pelo estaba hecho polvo y despeinado, sus uñas descascarilladas y su vocabulario…. digamos que no iba a ganar nunca un concurso de dicción.

Todo comunica. TODO. Tus vendedores hablan de tu empresa. Invertir en cursos de formación para vendedores es invertir en tu negocio, no lo olvides. No descuides el aspecto ni la imagen pública de tus trabajadores ni la tuya propia.

Por otro lado, al entrar en una tienda de ropa, concretamente Pepe Jeans, los empleados fueron amables, todos con un aspecto informal pero coherente y un trato cercano pero respetuoso (vale, he vuelto a hacer publicidad, pero el caso lo vale).

Recuerda que la imagen importa, pero ¡la actitud también!

¿Te ha ocurrido algo parecido? ¿Has tenido alguna experiencia desagradable (o maravillosa) en una tienda?

 

Cuéntanos  y comparte con nosotros tus experiencias

 

Bueno amigos, podemos seguir hablando del apasionante mundo de la imagen y la comunicación pública en @MariBahe o en la página de Facebook María Bahe & Co.