lead-generation

Al hombre se le puede arrebatar todo excepto una cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino para decidir su propio camino“. Frase excepcionalmente profunda del famosos libro El Hombre en busca de sentido del neurólogo y psiquiatra Viktor Frankl.

Liderazgo y gestión del talento

Tal vez, comprender el significado esencial de esta frase suponga haberse enfrentado a situaciones complicadas. Tal vez haya gente que jamás comprenda el sentido real. Quizás sólo pueda entenderse el concepto una vez se ha cruzado la línea de fuego de la desesperación. Sea como sea, sólo desde la serenidad, se puede leer a Victor Frankl. Sólo cuando uno ha conseguido tener el liderazgo absoluto de sí mismo.

Es esa clase de serenidad que se obtiene tras el descanso del guerrero. Cuando se comienza a atisbar el verdadero sentido del ser humano, cuando uno se plantea con templanza el ¿Qué? ¿Quién? y ¿Para qué? Cuando uno otea el verdadero valor de las personas.

¿Y LOS REMEROS?

remerosNos pasamos la mayoría de nuestra vida buscando algo más, queriendo alcanzar algo mejor. Estudios, pareja, hijos, trabajo, poder, dinero, amor. Lo que sea. ¿Y si lo importante no fuera el premio sino el camino? ¿Y si no hubiera premio?¿Y si nos centráramos en los que somos no en lo que queremos? ¿Por qué es tan malo el conformismo?

Dentro del aspecto profesional pasa lo mismo. Las empresas buscan personas excelentes, pero ¿por qué todos tenemos que ser excelentes?

Para manejar un barco no es necesario que todos seamos capitanes. Y los remeros? #Liderazgo Clic para tuitear

Eso es en mi opinión, la gran diferencia entre un jefe y un líder: el verdadero líder otorga valor a las personas por encima de  los proyectos. Porque son las personas quienes dan forma a los proyectos, son las personas las que levantan las empresas, son las personas las que imaginan, crean, dan forma, trabajan y desarrollan. 

CARACTERÍSTICAS DEL LIDERAZGO

 

Dejando a un lado las capacidades intelectuales, me centraré en las capacidades personales que debe tener un buen líder. Aunque cada uno de nosotros tenemos tendencia a destacar en un determinado campo, si ya tenemos la formación básica debemos centrarnos en las cualidades personales, que serán las que marquen la diferencia.

Los conocimiento se aprenden a base de estudio, las características humanas a base de experiencias, vivencias, educación y otros elementos casi imposibles de cuantificar.

Según  Gary Hamel  y Polly LaBarre expertos en management de los Estados Unidos, los líderes de hoy deben tener las siguientes características:

VISIONARIOS: ir un paso por delante sólo tiene ventajas.

INCONFORMISTAS: siempre abiertos a nuevas posibilidades.

MENTORES: forman a su gente. No acapara ni el poder ni los conocimientos.

CONECTORES: son networkers con patas. 

ABREN CAMINOS: apoyan las buenas  propuestas y abren caminos donde no los hay.

SON CIUDADANOS: nada de sentirse más o menos. Son ciudadanos del mundo.

El artículo completo fue publicado en la Harvard Business Review y puedes leerlo en este enlace (en inglés).

EL ÚLTIMO BALDE

 

baldede aguaHace tiempo leí una anécdota sobre un Presidente de los EEUU que tenía la frase “el último balde” puesta en su mesa del Despacho Oval. Hacía referencia a que, antiguamente, para apagar un fuego, se hacía una cadena humana de personas que iban pasándose cubos de agua las unas a las otras hasta llegar al último balde, que era arrojado definitivamente para apagar el incendio.

El líder debe saber, aceptar y comprender que es el último balde, no hay nadie más a quien pasarle el cubo. Debe ser él quien tome la última decisión y ejecute la última acción. Se llama responsabilidad y, puede producir vértigos. No apto para cobardes.

En ese instante, en el preciso momento en el que tomas la decisión sobre un asunto, siento comunicarte que estarás solo. Puedes adoptar una posición positiva o negativa sobre la soledad del líder, pero te aconsejo leer la primera frase del post y meditar sobre su verdadero significado.

Ser el último balde supone una gran responsabilidad.

No todos pueden llevar el peso y soportar la presión de ser el último balde…. pero, como decía Viktor Frankl, siempre puedes elegir la “actitud” personal a la hora de enfrentarte a la vida. 

Bueno amigos, podemos seguir hablando de imagen y comunicación pública en Twitter @Maribahe o en Facebook María Bahe & Co.