Ya sabíamos que nuestro lenguaje corporal transmite y comunica mensajes a los demás sobre nuestras emociones y sensaciones, pero ¿qué efecto produce en nosotros mismos? ¿Pueden estas posturas de poder hacernos sentir más importantes?


 Tu comunicación no verbal te hará sentir más poderoso

La respuesta la encontramos en este interesante estudio (link en inglés) realizado por científicos de la Universidad de Columbia y publicado en la prestigiosa revista  Psychological Science.

En el estudio se demuestra que las posiciones del cuerpo, no sólo transmiten información a los demás, sino que influyen poderosamente en nuestras emociones. Es decir, adoptando posturas de poder te sentirás automáticamente poderosos. No sólo trasnmitiras eso sino que lo sentirás.

Nuestra #ComunicaciónNoVerbal transmite información a los demás e influye en nuestras emociones. Clic para tuitear

Las posturas de poder son transmitidas por los seres humanos y por los animales a través de un lenguaje corporal abierto y dominante. Te indico las principales posiciones, pero recuerda lo que siempre digo cuando hablo de lenguaje corporal: es el conjunto de tu imagen verbal y no verbal lo que hará que transmitas exactamente lo que quieres. Un gesto aislado no significa nada.

 ¿LA CLAVE?: nuestros antepasados cavernícolas

Cuando nuestros antepasados cavernícolas luchaban o peleaban, si dejaban expuestas algunas zonas vitales corrían el riesgo de que su atacante diera un zarpazo o clavara una lanza y murieran en el acto.

Tras miles y miles de años de evolución, nuestro inconsciente tiende a taparse o proteger ciertas zonas en situaciones de peligro y, por contra, exponerlas abiertamente cuando no se percibe tensión o nos sentimos confiados y poderosos.

Son posturas de poder aquellas en las que mostramos nuestras zonas vitales: garganta, corazón, ingles. Clic para tuitear

POSTURAS DE PODER

Sin barreras

Una postura de confianza es aquella en la que el cuerpo esta totalmente expuesto, sin ningún tipo de barreras como podrían ser cruzarse de brazos, abrazar una carpeta o el bolso en caso de las señoras, incluso jugar con un bolígrafo.

Mentón levantado

Cuando nuestra barbilla apunta hacia arriba, nuestra garganta está totalmente expuesta, más de lo normal. Esta posición es típica de personas que se sienten superiores. Tiene muchas variantes: si se levanta el mentón y se gira la cabeza puede tratarse de una posición de análisis dentro de un estado de superioridad. 

PulgaresPulgares fuera

Las manos metidas en los bolsillos, dejando los pulgares fuera (a
parte de ser una postura bastante vulgar) se considera una posición de reclamo dentro del cortejo. Postura muy masculina cuando están delante de una persona que les atrae. ¿Sabes por qué?  Adivina adivinanza…¿hacia qué parte apuntan los pulgares? 

En jarras

En esta posición nuestro espacio personal se amplia y aumenta nuestra presencia física. Al hacerlo, de manera inconsciente, estamos tratando de reclamar ese espacio a otro y, por tanto, estamos realizamos una agresión silenciosa. Los hombres se ponen en jarras para transmitir más masculinidad o superioridad. Las mujeres cuando quieren decir “aquí estoy yo” o quieren imponerse.

De pie, con las piernas muy separadas

Al igual que en la posición anterior, con esta postura ganamos espacio, nuestro cuerpo ocupa más y esto, a nivel inconsciente, significa que reclamamos ese lugar ante otros. Ya sabes, el tema del macho dominante y la territorialidad. Los perros mean (para que su olor impregne su territorio), los humanos nos estiramos.

manos espaldaManos unidas detrás de la espalda

La típica postura de “pasar revista a las tropas”. Como ya hemos visto, al dejar expuesta la zona de los genitales, pecho y garganta, nuestra mente percibe una ausencia absoluta de peligro absoluto. Se considera una postura de confianza absoluta, propia de las personas algo autoritarias.

Sentado con las manos en la nuca

Otra variación de las posiciones que dejan expuestas nuestras zonas vitales. Es una postura más masculina que femenina (nosotras es que somos más discretas) y se realiza cuando te sientes totalmente relajado, satisfecho y dominando la situación.

Estas son las posturas de poder básicas, sobre ellas hay muchas variaciones. Lo importante del estudio que hemos visto al inicio es que, el lenguaje corporal es una vía de doble dirección: por un lado puedes controlar lo que transmites a los demás y por otro puedes transformar tu propia realidad, adoptando posiciones de poder para sentirte poderoso.

Podemos seguir hablando de imagen y comunicación pública en @MariBahe o en la página de Facebook María Bahe & Co.