hqdefaultPor Sylvester Stallone pasan los años… pero pasan bien. Se mantiene en forma a pesar de todo. Pero hoy no voy a hablados de su estupendo físico, sino de su gran imagen de marca.

Sylvester Stallone nació el 6 de julio de 1946 y unos “fórceps” en el momento del parto le produjeron las lesiones que le harían sonreír de esa manera tan característica.

Se ha pasado la mitad de su vida siendo Rocky Balboa y la otra mitad siendo John Rambo. Dos personajes altamente carismáticos y potentes que le han llevado a ser uno de los tipos más duros de Hollywood,

Ha tenido otros papeles destacados por los que le recordaremos, todos ellos personajes de acción:

EVASIÓN O VICTORIA (1981): me encantó la película  y todos sus actores sin excepción. ¡Si es que salía hasta Pelé!

ACORRALADO: aparece Rambo por primera vez. Su otro alter ego.

COBRA: en este caso representa la Ley y la Justicia en una película de acción trepidante.

DEMOLITION MAN: (1993) dentro del género de acción, en esta ocasión se mezcla con la ciencia ficción más estimulante.

Y sin embargo, el personaje más querido, por el que más se le recuerda y el que más pasiones levante es y será Rocky

LA FUERZA DE SU IMAGEN

El papel que le dio la fama fue sin duda la del boxeador de Filadelfia, que superando todos los obstáculos, consiguió el ansiado cinturón de ganador, a base de entrenamiento, ejercicio, sufrimiento y persistencia. Todo un ejemplo de superación.

Tras el éxito de Rocky vino Rambo, tipo duro donde los haya. Quizás este personaje que le catapultó a lo más alto también le consagró como “el tipo duro de Hollywood“.

Mantuvo esa imagen a lo largo de toda su carrera, lo que dio como resultado su reputación de “hombre de acción“. 

Parece que la fuerza que transmite su imagen pública y  es la misma que transmite en su imagen privada.

Su cuerpo le acompañaba. El mismo confesó que realizaba un exceso de ejercicio, incluso que llegó a tomar hormonas del crecimiento, llegando incluso a introducirlas ilegalmente en Australia la noticia fue publicada por varios periódicos a nivel internacional. Aunque según sus propias declaraciones, estas hormonas le fueron prescritas por doctores americanos, donde a nivel terapéutico están indicadas para algunas dolencias.

Y es que se lo ha ganado a pulso.

Sylvester Stallone tiene una imagen pública consolidada, fuerte y en cierto modo entrañable. Incluso habiendo sido nominado en múltiples ocasiones como el peor actor del año, el público quiere a Rocky, o a Sylvester Stallone y le apoya en las pantallas haga lo que haga. 

Bueno amigos, podemos seguir hablando de Imagen y Comunicación Pública en @MariBahe o en Facebook María Bahe & Co