Rozar de manera sutil y discreta es muy efectivo para afianzar o crear vínculos sociales entre personas. Así lo afirma un reciente estudio realizado psicólogos de la Universidad de Oxford y la Universidad de Aalto en Finlandia. En este estudio (en inglés), publicado en la prestigiosa revista científica Pnas, se observó la reacción de las personas al contacto físico, según en las diferentes culturas.

Nuestros resultados indican que tocar es una manera muy importante de establecer relaciones sociales”, señala la investigadora finlandesa Julia Suvilehto. “El mapa espacial se asocia de manera estrecha con el placer causado por el toque. Cuanto más placer cause tocar un área específica del cuerpo, seleccionaremos más a quien dejemos que la toquen”.

En el estudio participaron 1.300 personas de diferentes países: Finlandia, Francia, Italia, Rusia e Inglaterra. Los participantes debían señalar dónde se dejarían tocar por su madre, padre, tíos, primos, amigos, conocidos, desconocidos.

Los resultados mostraron que los británicos están menos inclinados al contacto personal, o que los italianos no soportan ser rozados por desconocidos. Contra todo pronóstico, los finlandeses fueron los que, en términos generales, se mostraron más cómodos con el contacto ajeno.

Desciframos cada toque dependiendo del contexto de la relación”, recuerda Dunbar. “Podemos percibir un toque en determinada zona de un conocido o un amigo como un gesto reconfortante, mientras que de una pareja podría ser más placentero y, de un desconocido, totalmente inoportuno”.

donde tocar

 Dar la mano al saludar agradó al 100% de los participantes, mientras que dar dos besos fue considerado como un gesto invasivo.

 

Incluso en una era de comunicaciones móviles y medios sociales, el contacto es todavía importante para establecer y mantener lazos entre la gente”, afirma Dunbar.

¿TOCAR EN EL BRAZO A ALGUIEN MIENTRAS SE HABLA FUNCIONA?

tocar antebrazoEl Dr. Nicolas Guéguen, psicólogo de la Universidad de Bretagne-Sud en Rennes, Francia, lleva toda la vida estudiando el comportamiento humano.

Uno de sus experimentos trataba sobre el efecto que produce tocar a alguien en la parte superior del brazo mientras se habla. En el estudio se pudo comprobar que este tipo de roces puede incrementar las posibilidades de que acepte una petición tuya.

Pero hay que llevar cuidado con esta técnica; no siempre nos gusta que nos toquen desconocidos. No vayas a ir por ahí hablando y tocando a la gente de manera descontrolada, es más que posible que consigas el efecto contrario.

 

Tocar a una persona de manera esporádica, es útil y efectivo para demostrar interés y hacer sentir bien.

La psicóloga Monica Moore, de la Universidad de Webster, en San Luis, EEUU, estudió durante más de 2.000 horas las diferentes maneras que tenían las personas de ligar.

Según la psicóloga de San Luis, hay dos tipos de toques que se pueden hacer dependiendo del interés sexual que muestren las personas:toque en el hombro

  • Los más amigables o amistosos son: el apretón de manos, la palmadita en la espalda,  el apretón fugaz en el hombro.
  • Los toques que transmiten más interés sexual son los roces, el toque suave en el antebrazo o acariciar la cara. Estos podrían considerarse como una aproximación amorosa.

La psicóloga puntualiza que, este tipo de toques, deben realizarse en el entorno adecuado, ya que si esos gestos se realizan en, por ejemplo, una reunión familiar o una comida de negocios, raramente serán interpretados como gestos de interés. Es decir, no todo vale. Debes tener en cuenta varios factores como son el grado de confianza que tengas con la persona y lel entorno en el que te encuentres.

Bueno amigos, podemos seguir hablando de estos interesantes temas en @Maribahe o en mi página de Facebook María Bahe & Co.